Camino de Santiago

El Camino

de Santiago

Origen y rutas

El Camino de Santiago es una de esas experiencias que merecen la pena vivir, por lo menos, una vez. Quien la vive, suele referirse a ella como un punto de inflexión en su vida. Como una experiencia que abre las mentes, que permite conocerse mejor interiormente y, a su vez, disfrutar de lugares simbólicos, preciosos y llenos de historia.

Hay diferentes maneras de hacer el camino de Santiago, pero si quieres vivir la esencia del peregrinaje lo ideal es hacerlo a pie, etapa por etapa, sin saltarse ninguna y siguiendo los plazos marcados. Pero, ¿qué alternativas o rutas del Camino de Santiago existen? Las posibilidades son muchísimas, aunque existen algunas que son más recomendables que otras por su acondicionamiento y señalización, además de por todo lo que ofrece al caminante durante el trayecto. Aquí te las presentaremos, no sin antes hablar sobre la historia, origen y evolución del Camino de Santiago.

Origen

del Camino de Santiago

Se remonta a principios del siglo IX

La historia del Camino de Santiago se remonta, tal y como está documentado, a principios del siglo IX, cuando un monje asegura que, en uno de sus paseos por un bosque, tuvo varias apariciones, entre ellas voces angelicales que le indicaban estar en terreno sagrado. El obispo poco después ordenaría comenzar una exploración profunda del lugar, encontrándose una pequeña capilla con los restos del apóstol Santiago, discípulo de Jesucristo.

El rey Alfonso II, tras escuchar la noticia sobre el hallazgo, ordenó construir un sepulcro en su honor. También se convirtió, de forma oficial, en el primer peregrino. Ese fue el embrión del Camino de Santiago tal y como lo conocemos hoy en día. Posteriormente, llegaría su primera etapa de esplendor tras la construcción de la Catedral de Santiago de Compostela, que se inició en el año 1075.

Se aprovecharon antiguas calzadas romanas y algunas de las más importantes rutas comerciales de la Edad Media para marcar los primeros itinerarios. La afluencia de viajeros posibilitó que en Galicia se construyesen más vías, lugares para el hospedaje, puentes e incluso hospitales.

Durante el siglo XIV el Camino de Santiago comenzó una etapa de decadencia debido a las sucesivas guerras, las crisis económicas, la peste y la necesidad de recuperar los reinos perdidos del sur de España.

El auge definitivo llegaría tras las declaraciones del papa León XIII que en el año 1884 aseguró, tras investigarlo, que los restos eran verdaderamente los del Apóstol Santiago. La ruta jacobea pasó a ser, desde ese momento, Patrimonio Universal de la Humanidad.

Rutas

del Camino de Santiago

¿Cuál elegir?

En albariño.com te presentamos algunas de las rutas del Camino de Santiago más famosas y frecuentadas. Ten en cuenta que existen muchas variantes de las distintas rutas de peregrinación. Es decir, cada una de estas rutas está formada por una red de distintos itinerarios. Te presentamos las rutas jacobeas con mayor historia y por las que más peregrinos optan.

Camino Francés

Comenzamos con una de las rutas más simbólicas y la ruta más utilizada durante siglos. Los peregrinos que escojan esta ruta llegarán desde Francia entrando por la comunidad autónoma de Navarra, concretamente por Roncesvalles. Una ruta cargada de historia, de arte y con bellos paisajes montañosos, comenzando por las que se encontrará el caminante en los Pirineos. Poco a poco, ese paraje se transformará en llanuras, bosques, campos de cereal y cultivos de vid. Un recorrido en el que podrá disfrutar, también, de una gran cantidad de arquitectura histórica.

En su momento fue el primer itinerario reactivado, durante la década de los 80 del siglo pasado. De esta manera, obtuvo el reconocimiento como el I Itinerario Cultural Europeo y Patrimonio Mundial. Además es, con toda seguridad, la ruta más señalizada y mejor acondicionada.

Camino Portugués

Es la segunda más frecuentada, solamente superada por el Camino Francés. Como en todos los casos, hay distintas variantes. Sin embargo, la más conocida y que cuenta con mayor número de peregrinos es la del Camino Portugués Central, que une Lisboa con Santiago de Compostela y pasa por ciudades como Coimbra, Porto o Valença do Minho antes de entrar en Galicia por Tui y proseguir su camino xacobeo por las Rías Baixas. Otras de las variantes o afluentes para llegar de Portugal a Santiago de Compostela son el Camino Portugués de la Costa, la variante de Braga o el Camino Zamorano – Portugués o de Soutochao, que sale de Zamora pero prosigue su itinerario a través de Bragança y en dirección Chaves. Y quizás te estés preguntando: ¿no existen caminos desde el sur de Portugal? Sí, existen rutas de Faro y Algarve, pero de momento no son aconsejables ya que no están del todo habilitadas ni bien señalizadas.

La Vía de la Plata

Otra ruta histórica de peregrinación a Santiago de Compostela. Mediante esta denominación es como se conoce históricamente al itinerario romano entre Mérida y Astorga. Sin embargo, la Ruta de la Plata, tal y como hoy la conocemos, se extiende más allá de Extremadura, llegando hasta Andalucía, más concretamente a Sevilla. En el norte, existen varias alternativas para entrar en Galicia. Incluso es posible unirse al Camino Francés a la altura de León, de esta manera se puede disfrutar de dos rutas distintas para llegar a Santiago de Compostela.

Camino del Norte

La gran parte transcurre por montañas costeras y rutas litorales por el mar Cantábrico con vistas impresionantes utilizando las vías romanas que quedaron libres del asedio musulmán.  Es uno de los Caminos a Santiago más largos (más de 850 kilómetros) y una de nuestras rutas preferidas para hacer el Camino de Santiago es ésta, tanto por ese espectacular paisaje como por toda la historia jacobea que acumula durante siglos. También porque es uno de los itinerarios más recomendables para aquellas personas menos acostumbradas a largos viajes a pie. El itinerario principal permite visitar ciudades como Bilbao, Santander, Gijón u Oviedo, además de pueblos llenos de magia como Cudillero, Santillana del Mar, Zarautz o Ribadesella.

Camino Inglés

Pasemos a ver otra de las rutas oficiales para hacer el Camino de peregrinación a Santiago de Compostela. Lo solían hacer los británicos que llegaban en barco a las Rías Altas de Galicia. Es por esta razón que se le denomina así. Los peregrinos solían cruzar los mares en pequeños barcos de mercancías capaces de llegar a cualquier rincón del norte de las costas gallegas. Ferrol era una de las zonas predilectas para amarrar. Un recorrido no muy grande (unos 120 kilómetros) pero repletos de patrimonio cultural, historia y bellos paisajes llenos de color verde. Una tranquilidad absoluta a cada paso, desde Ferrol a Santiago. Existe la variante de hacerla desde A Coruña, reduciendo el recorrido todavía más.

Camino de Invierno

Surgió como alternativa al Camino Francés para evitar las nevadas de las cumbres más duras de O Cebreiro. Hoy en día se considera una alternativa diferenciada y perfectamente habilitada. Recorrido de unos 250 kilómetros de distancia que arranca desde Ponferrada y llega a atravesar las cuatro provincias de Galicia siguiendo, en principio, el curso del río Sil. Además, si eliges esta ruta de peregrinación a Santiago tendrás la oportunidad de visitar comarcas históricamente vinícolas, como las que dan nombre a las Denominaciones de Origen de Ribeira Sacra o Valdeorras. También podrás atravesar las atractivas praderas del Deza y degustar uno de los mejores cocidos de Galicia o un buen chuletón de ternera rubia gallega.

Camino Primitivo

Se trata de otra ruta a Santiago que entra por el norte de Galicia. Se inicia en Oviedo y se funde con el Camino Francés en Melide. Es un recorrido recomendable para peregrinos o caminantes de nivel avanzado ya que es bastante duro. Se trata de un recorrido lleno de constantes subidas y bajadas, encontrándonos tramos de pistas de tierra y senderos que pueden embarrarse fácilmente. Por ello y por el clima, es mejor hacerlo en verano. Su nombre actual se debe a que es el itinerario que se usó en los escritos oficiales más antiguos que se conservan de una peregrinación a Santiago: la del rey astur Alfonso II, con el sobrenombre de “el Casto”, considerado como el primer peregrino de la historia que hizo alguna de las rutas a Santiago de Compostela.

Otras rutas de peregrinación a Santiago

Existen dos rutas que transcurren en Galicia en su totalidad y cuya importancia ha ido in crescendo en los últimos años:

  • Camino de Fisterra y Muxía: para aquellos que se quedan con ganas de más. Tras llegar a Santiago de Compostela, muchos peregrinos optan por conocer la Costa da Morte y lo que antiguamente se pensaba que era el fin del mundo: un espacio que rebosa misticismo como ninguno.
  • Ruta del Mar: la denominada ruta del mar es la que entra por Galicia en la ría de Arousa y transcurre siguiendo el curso del río Ulla.