Orejas de carnaval

Orellas de entroido: receta tradicional

Las orejas de carnaval (orellas do entroido en gallego) son, junto con las filloas y las flores, los dulces más típicos del entroido en Galicia.

Tradicionalmente se preparaban el martes de carnaval, también conocido como “martes lardeiro”, que significa algo así como “martes del tocino”. Este día, además de cocinar platos típicos invernales como un buen cocido o un lacón con grelos, se preparaban dulces como las filloas y las orejas, que llevan en su elaboración mantecas de cerdo o de vaca.

Actualmente, en estas fechas las orellas de entroido se elaboran en todas las pastelerías y confiterías gallegas, donde se pueden encontrar ejemplares de gran tamaño, y también en la mayoría de hogares de Galicia. Aunque mucha gente las prepara con forma de rectángulo o triángulo, a la tradicional se le hace con un pliegue en la masa que le da la forma de oreja, de ahí su nombre.

Orellas y filloas
Orellas y filloas de entroido

Os explicamos a continuación cómo se elabora este crujiente y dulce manjar según una antigua receta recogida en el libro “Cocina gallega” de Álvaro Cunqueiro y Araceli Filgueira Iglesias. ¡Que la disfrutéis!

 

Ingredientes

  • 800 g de harina
  • 2 huevos
  • Medio vaso de anís (o unas gotas de esencia de anís)
  • 100 g de manteca de vaca
  • 200 ml de agua templada
  • Una pizca de sal
  • Aceite de girasol para freír
  • Para espolvorear: azúcar glaseado o una mezcla de azúcar y canela (en proporción 4 a 1)

 

Elaboración

  1. Derretimos la manteca a fuego suave para que no se dore y la mezclamos con el agua templada.
  2. Añadimos los huevos, la pizca de sal y el anís, y mezclamos con unas varillas de batir hasta que quede homogéneo.
  3. Añadimos poco a poco la harina tamizada y mezclamos bien con las manos.
  4. Trabajamos la masa sobre una mesa, la estiramos y la cortamos en rectángulos.
  5. Freímos los rectángulos en aceite abundante y bien caliente. Nada más echarlas en la sartén le hacemos un metido por uno de sus lados con un tenedor para darle forma de oreja.
  6. Cuando estén bien doradas las retiramos y dejamos escurrir sobre papel absorbente.
  7. Mientras aún están calientes espolvoreamos el azúcar glaseado o una mezcla de azúcar glaseado y canela.

Ya están listas las orellas de entroido. Se pueden tomar calientes o frías, y aguantarán varios días crujientes si las guardamos en un recipiente seco y hermético.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*