Los lagares rupestres de Galicia

Galicia, tierra de lagares rupestres milenarios

La historia del vino en Galicia, y concretamente la de los lagares rupestres gallegos, ha sido ampliamente estudiada y documentada por Luis y Alejandro Paadín, reconocidos profesionales del mundo del vino, en el libro “Las piedras que hacían vino”. Publicado en 2017 y premiado con el Gourmand Awards en 2018, el libro recoge el trabajo de siete años de localización, interpretación y revalorización de más de 60 lagares rupestres en toda Galicia.

Estos hallazgos demuestran que en Galicia ya se hacía vino hace 2000 años en las mismas zonas vitivinícolas actuales, especialmente en Monterrei, Valdeorras y Ribeiro. Dada la importancia histórica y cultural de los lagares rupestres, y su trascendencia en el mundo del vino de nuestra región, dedicamos estas líneas a describir qué son los lagares rupestres y dónde se encuentran los yacimientos más importantes que hasta ahora se han descubierto.

 

¿Qué son los lagares rupestres?

Los antiguos lagares son bases de prensas talladas directamente sobre afloramientos naturales de rocas de granito que se empleaban para pisar, o aplastar mediante otros métodos, las uvas y otros frutos como las manzanas o las olivas.

Por lo general, los de mayor tamaño (de unos dos metros cuadrados) se empleaban para pisar las uvas y obtener los mostos, mientras que los más pequeños probablemente se empleaban para prensar otros frutos.

La mayoría de los lagares rupestres de Galicia son de origen romano y otros de la Edad Media. El equipo de Fermín Pérez Losada, profesor titular de Arqueología de la Universidad de Vigo, ha certificado por análisis de estratificación del carbono 14 que el lagar rupestre del Castro de Santa Lucía, en la zona del Ribeiro, fue abandonado en el siglo II. Además, Luis y Alejandro Paadín creen que algunos pueden ser de finales de la Edad de Bronce debido a la peculiaridad de sus estructuras y a la presencia de abundantes muestras de arte rupestre en la zona, pero hasta la fecha no hay pruebas que lo concluyan.

Los lagares más antiguos presentan una estructura rudimentaria para el pisado directo de la uva, mientras que en los más “modernos” se aprecian surcos y hendiduras para adosar sistemas de prensa de viga y de pórtico. Es muy posible que sobre los lagares en los afloramientos de granito se edificasen bodegas para elaborar vino.

Pisado de uvas en un lagar de piedra

¿Dónde están los lagares de Galicia?

Los lagares rupestres gallegos se encuentran en zonas de viñedos de las actuales regiones vitivinícolas y generalmente cerca también de antiguos asentamientos castreños y romanos. Luis y Alejandro Paadín han hallado lagares en todas las Denominaciones de Origen gallegas, y de ellas la que mayor concentración de lagares presenta es la de Monterrei.

En la DO Ribeiro se está desarrollando una ruta enoturística por sus lagares y viñedos. De ellos destaca el lagar rupestre del Castro de Santa Lucía de Astariz, que se encuentra en el municipio de Castrelo de Miño. Se trata del primer lagar rupestre datado en todo el Noroeste peninsular, y que ha constatado que en la comarca de O Ribeiro ya se producía vino en el siglo I.

Recientemente se han encontrado dos nuevos lagares rupestres de gran tamaño en el municipio de Larouco, en la DO Valdeorras. Están en el viñedo de un viticultor de la zona, que los descubrió mientras hacía unos bancales en el terreno; se encuentran a apenas 25 metros el uno del otro y han sido excavados en piedra gneis. Lo más notable de este hallazgo es que en el depósito donde se decantaba el mosto se han encontrado restos de cerámicas que indican que es anterior a la Edad Media.

En la DO Monterrei se encuentran dos importantes yacimientos con una gran concentración de lagares rupestres. Uno de ellos se encuentra en el ayuntamiento de Oímbra, donde se han recuperado 18 lagares que se pueden visitar en las rutas interpretativas que organiza el Ayuntamiento. En las visitas podremos ver una recreación de cómo se hacía el pisado de las uvas en el Lagar de Xan Preto.

El otro gran yacimiento de lagares en la DO Monterrei se encuentra en el castro Muro da Cidade, en la localidad de Medeiros, en el municipio de Monterrei. Aquí se han encontrado nada más ni nada menos que 37 lagares rupestres que todavía no se han datado, pero es muy posible que correspondan a diferentes épocas. En prácticamente todo el territorio de esta DO hay lagares rupestres, así, se han encontrado cinco más en Cualedro, seis en Verín y diez en Monterrei.

También hay constancia de lagares rupestres en la subzona del Condado do Tea de la DO Rías Baixas, así como en la del Salnés, donde además se han hallado indicios de que se molían conchas de bivalvos contra la roca para emplearlas en la desacidificación de los vinos.

Lagar de Xan Preto

Y en la DO Ribeira Sacra también hay yacimientos en los municipios de Trives y Quiroga.

 

¿Se pueden visitar estos lagares?

Muchos de los lagares se encuentran en espacios públicos y accesibles, por lo que se pueden visitar. Sin embargo otros están en terrenos privados o en zonas de excavación arqueológica por lo que de momento no están abiertos al público.

Las iniciativas enoturísticas para la preservación, difusión y conocimiento de los lagares rupestres que se están llevando a cabo en lugares como el Ribeiro y Oímbra en Monterrei, son la ocasión perfecta para visitarlos y conocer de primera mano cómo era la elaboración de vinos en Galicia. Y por supuesto también, para visitar los viñedos y bodegas de la zona.

Confiamos en que en un futuro muy próximo, los ayuntamientos, diputaciones provinciales, Denominaciones de Origen y demás actores del vino de Galicia, unan esfuerzos para poner en valor estas muestras del enorme patrimonio cultural y vitivinícola de Galicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*