Los bancos y columpios con las mejores vistas de Galicia

Tus fotos de verano serán de 10 desde estos bancos y columpios

El banco más bonito del mundo está en Galicia, concretamente en Loiba, en el municipio de Ortigueira (A Coruña). No lo decimos nosotros, lo dicen las miles de personas que se acercan aquí cada año para admirar una de las vistas más hermosas y espectaculares hacia los acantilados y el océano Atlántico.

La fama y la historia de este banco, del que hablaremos más adelante, ha sentado un precedente en Galicia y numerosas localidades han instalado otros bancos en sus lugares más hermosos para atraer a vecinos y turistas, entrando en juego de sana rivalidad con otras localidades por ver dónde estaba el más bonito. Lo cierto es que todos son diferentes y todos muestran lugares de gran belleza e interés paisajístico, por lo que sería muy difícil saber decir cual es el más bonito.

Tal ha sido la expectación de los bancos más bonitos de Galicia que ahora también han instalado en diferentes puntos de la geografía gallega columpios en lugares encantadores y con vistas exclusivas. Un añadido a esos enclaves irresistibles, imposibles de no fotografiar, y que cualquiera desea enseñar a sus seres queridos. Lo que es seguro es que desencadenarán una marea de “me gustas” en las redes sociales.

Si quieres admirar los mejores paisajes de Galicia desde la tranquilidad y el aire romántico de un banco instalado en plena naturaleza, o desde el suave balanceo de un encantador columpio, no pierdas detalle de lo que te contamos a continuación.

 

Los mejores bancos de Galicia

En todo el territorio gallego hay numerosos bancos con vistas increíbles: desde el Banco de Xove, junto al faro de Roncadoira, al norte de la provincia de Lugo; pasando por el Banco de Monte Castelo, en la ría de Viveiro; el Banco de Cabo Touriñán, en Muxía; o el Banco de Samieira en Poio, muy cerca de la ciudad de Pontevedra. La lista es muy larga y no podríamos hablar aquí de todos ellos. Por eso dedicamos estas líneas a lo que, a nuestro juicio, son de visita obligatoria.

 

Banco de Loiba (Ortigueira)

Banco de Loiba
Vista del cabo Ortegal desde "El mejor banco del mundo" en Loiba (Ortigueira)

La historia del primer banco más bonito del mundo es muy curiosa y digna de mención. Comenzó en 2009 gracias a un vecino de Loiba (Ortigueira), Rafael Prieto Fernández, que decidió colocar por su cuenta un banco en el lugar más bello de la zona. Poco después, un grupo de músicos escoceses que actuaban en el famoso Festival de Ortigueira visitaron este lugar y escribieron en su respaldo The best bank of the world. Una inscripción que muchos interpretaron como “El mejor banco del mundo”, aunque la palabra bank probablemente hiciera alusión a la costa o lugar de desembarco.

El hecho que hizo que este banco fuese conocido internacionalmente fue una impresionante fotografía que Dani Caxete tomó desde este lugar, y que obtuvo en 2015 una mención especial en un importante concurso organizado por la UNESCO en el que se reivindican los cielos nocturnos libres de contaminación lumínica.

La inscripción The best bank of the world se mantiene en la parte trasera de este banco desde entonces, y se reescribe siempre que es necesario. La mejor manera de llegar a este lugar es caminando por la conocida como la “Ruta de las algas”.

 

Banco de Redondela

Banco de Rande
Vistas del Puente de Rande desde el banco de Redondela

El mejor banco de la Ría de Vigo se encuentra en lo alto de un monte en la parroquia de Trasmañó, en Redondela, muy cerca de la ciudad de Vigo.

Situado sobre una enorme roca de granito, desde aquí se aprecian espectaculares vistas de prácticamente toda la Ría: desde las majestuosas Islas Cíes en el horizonte, pasando por el icónico puente de Rande, principal vía de acceso hacia el sur de las Rías Baixas desde el norte, hasta la misteriosa y encantadora Isla de San Simón, un enclave lleno de historias y leyendas del mar.

En el respaldo de este banco se puede leer una inscripción también en inglés: Galiza it´s different. Lamentablemente este banco ha sido en ocasiones objetos de vandalismos aunque siempre se ha vuelto a restaurar.

 

Banco del mirador de A Teoira (Marín)

Isla de Ons
Isla de Ons en el horizonte de la Ría de Pontevedra

Desde este banco en lo alto de Marín se aprecian vistas incomparables de toda la Ría de Pontevedra. Desde Sanxenxo a Beluso y con las islas del archipiélago de Ons donde la ría se abre al Atlántico.

Para llegar hasta aquí lo mejor es seguir las rutas o “roteiros” que el ayuntamiento de Marín ha habilitado para recorrer los miradores de la zona y que también visitan algunas de sus mejores playas, como la de Mogor o Aguete. Estos roteiros parten del centro de la villa y transcurren por miradores muy especiales, como el mirador de la Moreira, el mirador do Cruceiro do Vento o el mirador de Mogor, donde también se hallan algunos de los petroglifos más interesantes de Galicia.

 

Banco del mirador de Noalla (Sanxenxo)

Banco de Noalla
Banco de Noalla (Sanxenxo)

En el cabo de Punta Faxilda en la parroquia de Noalla del municipio de Sanxenxo encontramos una de las vistas más hermosas del océano Atlántico. Desde aquí la brisa del mar es especialmente fresca y los atardeceres tan bonitos que cualquier foto queda espectacular.

Aunque en toda la zona abundan las playas de arena blanca, Punta Faxilda está rodeada de acantilados donde las olas golpean con fuerza. Muy cerca del banco encontraremos varias esculturas que se funden con el entorno y ensalzan su belleza. Entre ellas destaca una que simula los tradicionales postes para el emparrado de las vides, tan características de la zona del Salnés, en la DO Rías Baixas.

 

Banco dos Picotiños (Cabana)

Banco dos Picotiños

En el municipio de Cabana de Bergantiños, muy cerca del Alto da Fernandiña, y “frente por frente” al mirador de Monte Blanco, esto es, al otro lado de la ría, se encuentra el Banco dos Picotiños, en la cima del monte Gontón. Gracias a su elevación sobre la ría permite disfrutar del precioso estuario del río Anllóns, llamado en gallego “Esteiro do Anllóns“, que conforma la continuación de la ría de Corme y Laxe. Es un banco menos transitado por turistas que alguno de los anteriores, por lo que es posible tener la suerte de disfrutar en soledad de las vistas, pudiendo distinguir el ya citado mirador de Monte Blanco, el Mirador de Taboido, la playa de Barra y vislumbrar la famosa playa de Balarés.

Para llegar a él se puede partir desde Vilaseco, desde donde parte una ruta de unos seis o siete kilómetros para la que hay que contar con cierta capacidad de orientación y con una moderadamente buena forma física, pues el alto del monte Gontón se encuentra a unos trescientos sesenta metros de altura, de los que se vence un desnivel de unos doscientos metros. No es mucho, pero suficiente para permitir tener una vista panorámica más que interesante. En el camino cabe destacar la presencia de la Vella Pandeira, una divertida escultura realizada con elementos naturales (troncos y palos). Otra forma de llegar, más sencilla. sería llegar en coche hasta el Alto da Fernandiña, y desde allí caminar entorno a un cuarto de hora para llegar al precioso Banco dos Picotiños, y allí tomarse un merecido y “disfrutón” descanso.

Por último, comentar que al lado del banco encontrarás una leyenda que reza: “Feito pola asociación de Sinde. É o que hai, xa ves. Non o rompas, non o roubes. É un ben de todos. É bo para Cabana de Bergantiños“. Ésta es una frase que se puso tras la reposición del banco, pues hubo quien pensó que el banco quedaría mejor escondido en algún lugar sin vistas. Un pensamiento poco afortunado de alguna mente igualmente poco afortunada.

 

La mejor foto desde un columpio en Galicia

Este verano los columpios de Galicia han revolucionado las redes sociales y son protagonistas de las mejores fotos de influencers e instagramers. Y no es para menos.

¿Imaginas balancearte en un columpio de madera colgado en la rama de un árbol al pie de una playa de arena blanca y aguas cristalinas? Pues no hace falta ir hasta el Caribe para encontrar tal estampa, basta con acercarse a la playa de Espiñeiro, en Cambados para disfrutar de uno de los columpios más “exóticos” de Galicia.

Columpio en la playa
Columpio en la playa

Pero éste no es el único ubicado en playas bucólicas de ensueño. En la playa do Santo, en Marín, también se ha instalado un columpio de madera en plena naturaleza que hacen las delicias de de los que buscan la mejor foto, especialmente al atardecer, cuando el sol cae y nos regala una luz muy pero que muy fotogénica.

Escondido en las recónditas playas de Monteferro, en Nigrán, encontramos otro columpio amarrado a un árbol desde el que se aprecia el lado más salvaje y rocoso de esta costa.

Muy lejos de las playas de las Rías Baixas, en la Ribeira Sacra, se encuentra uno de los columpios más impresionantes por la espectacular naturaleza que lo rodea y por las vistas a ojo de pájaro de los cañones del Sil. El columpio de los Cañones del Sil no es apto para quienes sufran vértigo, y es que hay que echarle valor para balancearse y sentir que volamos sobre las empinadas laderas de los cañones del Sil, eso sí, la foto quedará siempre de maravilla.

Columpio Ribeira Sacra
Columpio sobre los cañones del Sil en la Ribeira Sacra

Este precioso balancín se encuentra en el interior de los viñedos de la bodega Terra Brava, en la parroquia de Doade, en el municipio de Sober (Lugo), y es necesario hacer una reserva para visitar los viñedos y el columpio. Algo que sin duda merece la pena, ¿acaso se te ocurre mejor forma de conocer esta comarca que desde un exclusivo columpio sobre los cañones del Sil? Y si después nos reconfortamos con un buen vino con Denominación de Origen Ribeira Sacra, el plan es redondo.

Aunque no está en Galicia, el columpio de Vila Nova da Cerveira (Portugal) se encuentra sobre una colina justo frente a Tomiño y nos regala vistas de vértigo de la desembocadura del río Miño y de toda la comarca vitícola del Rosal, al sur de la provincia de Pontevedra. Desde luego merece la pena acercarse hasta aquí para disfrutar de uno de los mayores espectáculos paisajísticos de la zona fronteriza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*